Ir al contenido principal

Contenciones, sujeciones y restricciones físicas


Se entiende por sujeciones físicas la intencionada limitación de la libertad de movimientos de una persona, o su actividad física, o el normal acceso a cualquier parte de su cuerpo, con cualquier método físico aplicado sobre ella, o adyacente a ella, del que no puede liberarse con facilidad. Ejemplos de estas son todo tipo de cinturones, muñequeras, bodies (o “pijamas Alzheimer”), sábanas fantasma, y medios de atrapamiento mecánico como mesas o sillones volcados. Se excluyen de esta definición las barandillas de las camas.

La contención física supone un confrontamiento ético entre el principios de autonomía (limitación de la libertad del paciente en contra de su voluntad) y la intención bienintencionada de proteger al usuario institucionalizado, a su entorno y autoprotección física y legal del personal cuando la propia seguridad está comprometida. Este conflicto ético, junto a los riesgos que pueden suponer la restricción e inmovilización de los pacientes (fracturas, muertes por asfixia…) y sus posibles consecuencias legales, exigen que el procedimiento sea realizado siguiendo una normativa que contemple claramente desde lo adecuado de la prescripción y metodología, hasta el papel de todo el equipo implicado, así como la obligación de informar a la familia sobre el proceso.
Accidentes asociados al uso de restricciones físicas. Ver investigación.
Existen centros acreditados como por ejemplo “Cuidados de demencia sin sujeciones” no tendrán ninguna medida de sujeción física a diario tal como está definida y descrita en el párrafo de la cabecera de este post. 


La contención mecánica es un último recurso terapéutico que se utiliza en situaciones extremas para controlar conductas que suponen alto riesgo para el propio paciente, como para otros pacientes y profesionales sanitarios, después de que hayan fracasado el resto de medidas alternativas, como el abordaje o contención verbal, las medidas ambientales y/o de conducta y la contención farmacológica

La contención mecánica o física es una medida terapéutica excepcional dirigida a la inmovilización parcial o generalizada de la mayor parte del cuerpo en un paciente que lo precise, para tratar de garantizar la seguridad de él mismo o de los demás.  Su indicación sólo está justificada ante el fracaso de otras alternativas, ya que vulnera el principio de autonomía de la persona al limitar la libertad del paciente, suponiendo una restricción de los derechos fundamentales de amparo constitucional de las personas afectadas por las intervenciones corporales. En este enlace podréis encontrar un ejemplo de protocolo de actuación sociosanitaria en caso de agresión.

Contraindicaciones:

• Orden expresa del médico de no aplicar contención.
• Siempre que exista la posibilidad de aplicar otros abordajes terapéuticos.
• Como castigo al usuario/a por una transgresión.
 • Como respuesta a una conducta molesta.
• Como respuesta al rechazo del tratamiento en usuarios/as conscientes y orientados.
• Como sustitución de un tratamiento ya en curso.
• Por simple conveniencia del equipo.
• En casos de encefalopatía y cuadros confusionales que puedan empeorar por disminuir la estimulación sensorial.
• Desconocimiento del estado general de salud del paciente.
• Vivencia del paciente como refuerzo de su conducta violenta.
• Cuando no exista personal suficiente para realizar la contención o sea una situación de peligrosa (paciente armado).

Contención verbal. 

Siempre que sea posible se debe comenzar con un abordaje o contención verbal cuya finalidad sea la de enfriar la situación que ha provocado la agitación y/o desorientación del paciente, disminuyendo la ansiedad, la hostilidad y la agresividad, y prevenir posibles ataques violentos. Para ello se ha de transmitir al paciente tanto de forma verbal como no verbal que la intención del personal sociosanitario es la de protegerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tableros de comunicación

Una vez que se ha decidido la conveniencia del uso de un sistema de comunicación con ayuda, será necesario valorar el soporte o producto de apoyo más adecuado. Los productos de apoyo para la comunicación y la información son recursos tecnológicos que sirven de soporte a los símbolos del sistema de comunicación elegido.  Existen una serie de dispositivos sencillos y económicos que se conocen comúnmente bajo el nombre detableros de comunicación. Utilizan papel impreso y fundas plásticas, flexibles o rígidas.  Los pictogramas se organizan en un espacio que se adapta en tamaño y tipo de material a las características visuales y motrices de la persona usuaria. Pueden ser soportes duros divididos en 3 paneles que permiten doblarlo.  La persona con discapacidad puede señalar con cualquier parte del cuerpo con la que consiga un movimiento voluntario. Si esto no es posible, el otro interlocutor deberá realizar un barrido manual por el tablero señalando casillas o símbolos para que la persona …

Intensidad, frecuencia, tipos de apoyos y grados de dependencia,

Los apoyos se clasifican en base a la intensidad de los apoyos que la persona en situación de dependencia necesita para poder desenvolverse con normalidad en su entorno. Ésta depende de distintas circunstancias en relación a las personas concretas, las situaciones y etapas de la vida. Los apoyos pueden variar en duración e intensidad.
Hay cuatro tipos de intensidad de los apoyos: Intermitente: los apoyos se proporcionan cuando se necesitan. Esto significa que no siempre son necesarios, o que sólo son necesarios durante periodos cortos que coinciden con las transiciones de la vida. Los apoyos intermitentes pueden ser de intensidad alta o baja.Limitado: esta intensidad de apoyo se caracteriza por su consistencia en el tiempo, por un tiempo limitado pero no intermitente. Puede exigir un coste inferior y menos personal que otros niveles más intensos de apoyo. Por ejemplo, podría ser un entreno en el trabajo por un periodo limitado.Extenso: se definen por la implicación continua y regular,…

Casos prácticos: desarrollo competencias sociales, papel del PASS

Las relaciones sociales y la integración son dos aspectos igual de importantes a la hora de mejorar la calidad de vida de las personas dependientes institucionalizadas. Por todo ello, es importante que el profesional de atención sociosanitaria (PASS) y de atención directa conozca la importancia de reconocer las características psicológicas y sociales de las personas con dependencia para lograr una atención integral, fomentando su red social y sus habilidades sociales a través del acompañamiento en actividades.
Como PASS en instituciones socisanitarias conoce muy bien la importancia de promover la integración social de las personas residentes o usuarias del servicio. Vemos como lo describen ellos mismos.
Jone. PASS en un centro residencial para personas con trastornos mentales graves: "Os voy a explicar la importancia que tiene el tema de las habilidades sociales en mi trabajo. Mi jornada laboral se desarrolla con personas que presentan problemas psicológicos y mentales y antes de…