jueves, 25 de febrero de 2016

Atención a las personas dependientes según su grado de dependencia.



El reconocimiento y valoración de la dependencia es un procedimiento creado para poder atender las necesidades de aquellas personas que requieren apoyos para desarrollar las actividades básicas de la vida diaria, alcanzar una mayor autonomía y poder ejercer plenamente sus derechos.

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, regula las condiciones básicas de promoción de la autonomía personal y de atención a las personas en situación de dependencia mediante la creación de un Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), en el que colaboran y participan todas aquellas Administraciones Públicas con competencias en la materia.

Según  la  Ley  39/2006,  de  14 de  diciembre,  de  Promoción  de  la  Autonomía  Personal  y Atención  a  las  personas  en situación  de  dependencia  los  grados  de  dependencia  son  tres:




María es una señora de 79 años con problemas leves de deambulación, usa bastón, tiene sobrepeso y cataratas, empieza a necesitar ayuda para las actividades de la vida diaria y un auxiliar a domicilio del Ayuntamiento le ayuda a levantarse y asearse porque apenas puede. También tiene dificultades de audición y se niega a ponerse el audífono. Su marido falleció a los dos años de casarse y no tuvieron hijos. Tampoco se volvió a casar. Siempre ha vivido sola y ha hecho lo que ha querido.  Lleva una vida sedentaria, apenas sale o se relaciona con la gente del barrio. Los domingos le gusta arreglarse y ver la misa en la televisión.Los servicios sociales la han derivado a una residencia de personas mayores dependientes porque la han desahuciado del piso que tenía en alquiler y no sabe adónde ir.

  • ¿Qué grado de dependencia tendría Maria? Justifica tu respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario