sábado, 19 de marzo de 2016

En el nombre del padre...

...Y en el nombre del hijo.
Una tarde en la que  Robb Scott  estaba en una tienda de música y videos,  escuchó a un niño preguntarle a su padre qué era el síndrome de Down, a lo cual el hombre respondió: “Una enfermedad de la mente”.

En ese momento Robb se quedó perplejo pero decidió no decir nada. Y se sintió mal por lo que no dijo en la tienda y decidió grabar su respuesta en video para así hacerla pública.
El sindrome de Down debería ser definido como “una variante más dentro de la normalidad”. Nos recuerda el manido debate sobre lo normal de lo patológico. Los médicos no solo estudian las enfermedades, también otras variantes de la normalidad.  Por ejemplo ¿se es enfermo de alopecia?, ¿que es lo normal respecto a la cantidad o distribución del vello corporal? A quienes necesitan una loción hidratante para su piel seca después del baño, ¿debemos considerarlos enfermos de piel reseca?

Dice Jose Maria Borrel, médico de familia y padre de un joven con síndrome de Down.


"En definitiva, y si queremos caminar hacia la total inclusión de las personas con discapacidad intelectual en general y ante todo al respeto a la persona con síndrome de Down, podemos zanjar la duda diciendo que no es una enfermedad, si no una condición genética o incluso una anomalía genética; una cosa es normalizar y otra engañarnos, de este modo recordamos que son PERSONAS (tener un cromosoma extra no les expulsa de su condición humana) con una DIFERENCIA, y que acuden al médico no por ello sino por las enfermedades añadidas, como hacemos todas las personas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario