miércoles, 27 de enero de 2016

Extinción


El principio de extinción establece que (a) si, en una situación concreta, una persona emite una respuesta previamente reforzada y ahora no va seguida por una consecuencia reforzante, (b) esa persona es menos proclive a repetir la misma conducta cuando se vuelva a encontrar en una situación similar. 

Dicho de otra forma, si una respuesta se ha incrementado en frecuencia mediante reforzamiento positivo, el cese completo del reforzamiento causará una disminución en la frecuencia de la misma.

Hay que tener en cuenta que la extinción es solo una de las múltiples causas posibles de la disminución de una conducta. La conducta también puede desaparecer debido al olvido, es decir, que se debilita en función del tiempo transcurrido desde la última ocurrencia de la conducta.

La extinción como principio del reforzamiento positivo, ha sido estudiada ampliamente por psicólogos experimentales desde hace décadas, y estamos capacitados para describir un gran número de factores que influyen en su efectividad.

 Factores que influyen en la eficacia de la extinción:


  • El control de los reforzadores de la conducta que se quiere reducir
Los reforzadores presentados por otros o por el entorno físico pueden menoscabar los esfuerzos aplicados en la extinción, pero lamentablemente, es difícil convencer de esto a quienes no están familiarizados con los principios del refuerzo positivo y de la extinción. Por ejemplo, si parte del personal de atención directa ignora las pataletas de Martin y otros entran y dicen: "OH, yo puedo hacer que deje de llorar, toma Martin, ten un caramelo", probablemente el niño deje de llorar en ese momento.
  • Extinción de una conducta combinada con el reforzamiento positivo  de una conducta alternativa
La extinción es más efectiva cuando se combina con reforzamiento positivo de alguna conducta alternativa. Es importante que el incremento en el requisito sea gradual, de otra forma la conducta desagradable no desaparecerá rápidamente. Además se debe prestar atención para no presentar el refuerzo inmediatamente después del cese de de la conducta, porque esto reforzaría la conducta, incrementándola en lugar de reducirla.

Durante la aplicación de la extinción, también es importante asegurarse de que los refuerzos que se retiran son los realmente estaban manteniendo el comportamiento inadecuado. Equivocarse al hacer esto, no satisfaría técnicamente la definición de extinción, y la conducta no deseada no desaparecería.
  • El ámbito en la que se lleva a cabo la extinción
Una razón para cambiar el entorno en que se lleva a cabo la extinción es minimizar la posibilidad de que otras personas refuercen la conducta que se pretende reducir.

Es importante considerar el ámbito en que se va a llevar a cabo la extinción para: (a) minimizar la influencia de reforzadores alternativos de la conducta no deseada que se quiere extinguir (b) maximizar las opciones de que los modificadores de conducta persistan en el programa.
  • Ofrecer instrucciones: el uso de reglas
Aunque no es necesario que una persona sea capaz de hablar o de entender la extinción, es probable que si ayude a acelerar el decremento de la conducta si se le ha explicado desde el principio que: <<cada vez que hagas X, Y [el reforzador pactado] no va a ocurrir más>>.
  • La extinción puede ser más rápida tras reforzamiento continuo
La extinción, suele ser más rápidas tras el reforzamiento continuos (en que todas las respuestas han sido reforzadas) que tras el refuerzo intermitente  (en que las respuestas eran reforzadas solo una veces). Si se intenta extinguir una conducta que ha sido reforzada intermitentemente, hay que estar preparada para que la extinción se prolongue más tiempo.
  • Una conducta que se intenta extinguir suele incrementarse antes de desaparecer
Hay conductas que durante la extinción se incrementan llamativamente antes de empezar a desaparecer. En este caso, las cosa se ponen peor antes de mejorar. Se denomina pico o explosión de la extinción  al incremento en la respuesta que a veces se produce durante la extinción.

La mayoría  hemos aprendidos que si algo no está surtiendo el efecto deseado, un pequeño incremento en la conducta pueda ser de que vuelva a funcionar. Este es un asunto bien documentado tanto en la investigación básica como en la investigación aplicada. Quien pretende aplicar un programa de extinción ha de conocer la posibilidad de que la actividad aumente llamativamente antes de desaparecer.
  • La extinción puede producir agresiones que interfieran con el programa
Otra dificultad de la extinción es que el procedimiento podría provocar agresividad, otra opción consiste en llevar a cabo el programa de extinción en un entorno que tolere una cierta cantidad de agresividad.
  • Una conducta extinguida podría reaparecer tras un tiempo corto.
Otra de la dificultad es que una conducta que ha desaparecido completamente durante la extinción puede desaparecer  si surge la ocasión transcurrido un tiempo. Si se quiere que una conducta se dé más a menudo, hay que reforzarla; si se quiere que una conducta ocurra menos, hay que ignorarla.

Pautas para una aplicación efectiva de la extinción: Selección de la conducta a reducir
  1. conviene sugerir una conducta bien especificada y no esperar una mejoría completa inmediata.
  2. recuerde que la conducta puede empeorar antes de mejorar y que paveses se observa cierta agresividad durante el proceso de extinción. Por ese motivo, hay que asegurarse de que la circunstancia son tales que se pueda sugerir adelante con el procedimiento de extinción.
  3. hay que elegir una actividad que se pueda controlar los reforzadores que la están manteniendo.
Consideraciones preliminares
  1. Si es posible, registre la frecuencia de la conducta objetivo antes de empezar el programa de extinción. Durante estafase de registro, no debe retirarse el reforzador de la conducta no deseable.
  2. Hay que procurar identificar que está reforzando la actividad inadaptativa para poder retirarlo durante el tratamiento. Si no es posible, entonces, técnicamente, el programa deseable no podría componente de extinción.
  3. Es aconsejable que identificar un comportamiento alternativo adaptativo que la persona pueda realizar.
  4. Identifique reforzadores efectivos para aplicarlos a la conducta alternativa deseable.
  5. Conviene seleccionar un entorno adecuado en que la extinción pueda llevarse a cabo satisfactoriamente.
  6. Hay que asegurarse de que las personas implicadas conozcan de antemano qué conducta va a ser extinguida y cuál va a ser reforzada. Quienes van a estar en contacto con las persona tienen que estar avisados para que ignoren las acciones a extinguir y premien las alternativas buscadas.
Puesta en marcha del plan
  1. la persona debe conocer con precisión cuál es el [plan antes de empezar.
  2. en relación con el refuerzo positivo para la conducta alternativa deseable, hay que asegurarse de que cumple las reglas pertinentes.
  3. después de empezar el programa, habrá que mantener  la consistencia de la retirada del reforzamiento después de todos los episodios de la conducta no deseable y también al reforzar la actividad alternativa  deseable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario