Ir al contenido principal

La relación de ayuda en el fomento de la adaptación a la institución

Para la mayoría  de nosotros, si por causa de requerir asistencia para nuestros cuidados personales y de la vida diaria, el momento del ingreso en una institución social sería probablemente muy delicado. El hecho de tener que adaptarse a unas normas, rutinas, estilo de vida y a un nuevo contexto de complicado resulta complicado en sí mismo, provocando, la suma de todas estas circunstancias, sensaciones de estrés. 

Cuando una persona en situación de dependencia acude a una institución para ingresar probablemente llegue con prejuicios acerca del centro, por ello es muy importante que nuestro primer encuentro con ella cree desde el inicio el clima de confianza y seguridad necesarios para facilitar su adaptación. 

En este caso es importante establecer desde el primer momento una relación de ayuda con la persona usuaria.


La institucionalización de las personas en situación de dependencia altera su mundo interior. Los/as profesionales de atención sociosanitaria, en nuestro quehacer diario y junto al equipo interdisciplinar, tendremos que atender también y ocuparnos de todo ese nuevo mundo de sentimientos y emociones que la persona le toca vivir. 

J.C. Bermejo en su libro Los apuntes de la relación de ayuda analiza, entre otras cosas, las actitudes y las destrezas fundamentales para que tenga lugar una relación de ayuda adecuada con la persona que la necesita. Éstas son:
  • la actitud empática, 
  • la escucha activa, 
  • la respuesta empática, 
  • la aceptación incondicional, 
  • la destreza de personalizar y confrontar y, 
  • la autenticidad.
Dimensiones de la persona. Modelo holístico.
El mismo autor describe la relación de ayuda como un proceso que debe estar centrado en la persona de un modo holístico y no sólo en la enfermedad. Dicho proceso presenta tres fases: primero la autoexploración del problema, utilizando principalmente la escucha activa y la reformulación; tras esta primera fase vendría la autocomprensión del mismo, mediante la personalización y la confrontación, y por último tendría lugar la acción para solucionarlo a través de la destreza de iniciar programando las posibilidades de actuar del ayudando.

El profesional de atención sociosanitaria tiene que conocer al ser humano enfermo, la persona doliente, en situación de dependencia. No obstante, la competencia relacional de estos profesionales, sin duda, se encuentra aún poco desarrollada. Por ello, estar atento al desarrollo de nuestra competencia relacional como parte indispensable para alcanzar el bien intrínseco de nuestra profesión, que no es otro que el cuidado, supone tener todo un conjunto de conocimientos o “saber”, así como la capacidad de usarlos en la práctica a través de la habilidades concretas y todo un conjunto de actitudes que permitan establecer buenas relaciones humanas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tableros de comunicación

Una vez que se ha decidido la conveniencia del uso de un sistema de comunicación con ayuda, será necesario valorar el soporte o producto de apoyo más adecuado. Los productos de apoyo para la comunicación y la información son recursos tecnológicos que sirven de soporte a los símbolos del sistema de comunicación elegido.  Existen una serie de dispositivos sencillos y económicos que se conocen comúnmente bajo el nombre detableros de comunicación. Utilizan papel impreso y fundas plásticas, flexibles o rígidas.  Los pictogramas se organizan en un espacio que se adapta en tamaño y tipo de material a las características visuales y motrices de la persona usuaria. Pueden ser soportes duros divididos en 3 paneles que permiten doblarlo.  La persona con discapacidad puede señalar con cualquier parte del cuerpo con la que consiga un movimiento voluntario. Si esto no es posible, el otro interlocutor deberá realizar un barrido manual por el tablero señalando casillas o símbolos para que la persona …

Intensidad, frecuencia, tipos de apoyos y grados de dependencia,

Los apoyos se clasifican en base a la intensidad de los apoyos que la persona en situación de dependencia necesita para poder desenvolverse con normalidad en su entorno. Ésta depende de distintas circunstancias en relación a las personas concretas, las situaciones y etapas de la vida. Los apoyos pueden variar en duración e intensidad.
Hay cuatro tipos de intensidad de los apoyos: Intermitente: los apoyos se proporcionan cuando se necesitan. Esto significa que no siempre son necesarios, o que sólo son necesarios durante periodos cortos que coinciden con las transiciones de la vida. Los apoyos intermitentes pueden ser de intensidad alta o baja.Limitado: esta intensidad de apoyo se caracteriza por su consistencia en el tiempo, por un tiempo limitado pero no intermitente. Puede exigir un coste inferior y menos personal que otros niveles más intensos de apoyo. Por ejemplo, podría ser un entreno en el trabajo por un periodo limitado.Extenso: se definen por la implicación continua y regular,…

Casos prácticos: desarrollo competencias sociales, papel del PASS

Las relaciones sociales y la integración son dos aspectos igual de importantes a la hora de mejorar la calidad de vida de las personas dependientes institucionalizadas. Por todo ello, es importante que el profesional de atención sociosanitaria (PASS) y de atención directa conozca la importancia de reconocer las características psicológicas y sociales de las personas con dependencia para lograr una atención integral, fomentando su red social y sus habilidades sociales a través del acompañamiento en actividades.
Como PASS en instituciones socisanitarias conoce muy bien la importancia de promover la integración social de las personas residentes o usuarias del servicio. Vemos como lo describen ellos mismos.
Jone. PASS en un centro residencial para personas con trastornos mentales graves: "Os voy a explicar la importancia que tiene el tema de las habilidades sociales en mi trabajo. Mi jornada laboral se desarrolla con personas que presentan problemas psicológicos y mentales y antes de…