KONTXI Y EL SAAD



Kontxi es una mujer de 84 años, natural de Donostia, o como ella dice «la Bella Easo». Es una persona muy simpática y con muy buen sentido del humor, pero los años han ido dejando su huella poco a poco, pues su salud no le permite hacer todo lo que le gustaría, hace dos años que dejó de bañarse diariamente en la Playa de la Concha y necesita de vez en cuando el apoyo de una tercera persona que le ayude a llevar a cabo algunas actividades de la vida diaria. Ella necesita alguien que le ayude a vestirse y desvestirse y, además, tiene incontinencia urinaria y es necesario que le atiendan. Además, tampoco puede llevar a cabo algunas tareas domésticas como cocinar, planchar, etc.

Es una persona que emocionalmente se encuentra bien; sin embargo, vive sola desde que falleció su marido, a pesar de que tiene varios hijos, pero todos se han ido de casa y formado sus propias familias.

Económicamente solo dispone de una pensión de viudedad, ya que siempre se ha dedicado al cuidado de sus hijos y de la casa y nunca tuvo contacto con el mundo laboral y, desde que murió su marido, la única aportación económica que tiene es la de su pensión.

 Estudio del caso


Teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra Kontxi:

1. ¿Crees que tiene derecho a algún tipo de ayuda o prestación?
2. ¿Cómo crees que podría ayudarle el SAAD ( sistema para la autonomía y atención a la dependencia) a que su vida fuese lo más cómoda o satisfactoria posible?
3. ¿Quién podrá ayudar a Consuelo, un profesional o un familiar?
4. ¿Qué grado de dependencia consideras que tiene? 
5. ¿Qué tipo de servicio podría ofrecerle el apoyo domiciliario?
6. ¿Quién debe solicitar este derecho y dónde debe hacerlo, qué documentación tendrá que presentar?
7. Define un plan de trabajo para realizar en su domicilio.
8. Elaborara además un formulario que nos sirva como libro registro para ir anotando el día a día de nuestro trabajo en el domicilio de Kontxi


Según la Ley 39/2006, Kontxi tiene derecho, por sus circunstancias, a solicitar el servicio de ayuda a domicilio. Fundamentalmente, la situación más común que provoca una intervención en una unidad de convivencia es la pérdida de autonomía de algún miembro y su dificultad para desarrollar actividades básicas de la vida diaria, que, según el artículo 2.3 de la Ley 39/2006, son el cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial, reconocer personas y objetos, orientarse, entender, y ejecutar órdenes o tareas sencillas.

Le vendría bien para resolver sus problemas de falta de autonomía un apoyo del servicio de ayuda a domicilio, y complementado con el de teleasistencia. Podría atenderle un profesional, pero también puede ser atendida por algún familiar. Esto debería ser estudiado teniendo en cuenta todas sus ventajas e inconvenientes.


Según los comentarios del caso, Kontxi parece tener una dependencia severa, ya que necesita atención varias veces al día.

Con el servicio de ayuda a domicilio, Kontxi tendrá a una persona que le ayudará a vestirse cuando se levanta y a desvestirse cuando se va a la cama. También, le ayudará con las tareas domésticas que ella no pueda llevar a cabo y con el aseo personal y su ropa.

Comentarios