martes, 10 de mayo de 2016

Comunicación, parálisis cerebral y discapacidad intelectual

Según datos de la FEAPS el 50% de las personas con parálisis cerebral (PC) tienen algún tipo de déficit visual y un 20% déficit auditivo, la mitad de los niños con PC pueden tener epilepsia. Pero el dato a recordar al comunicarnos y relacionarnos con estas personas es que su rendimiento cognitivo en el 50-70% de los casos NO está afectado. 


Las  posibilidades  comunicativas  de  estas  personas  dependerán  de  su  desarrollo  cognitivo,  pero en  gran  medida,  de  su  capacidad  para  controlar  los  órganos  fonadores. Para  ello,  existen  sistemas  y  estrategias  que  sustituyen o refuerzan al  lenguaje  verbal  y  que  se  convierten  en  herramientas  muy  eficaces  para  superar  las barreras comunicativas,  acceder  a  la  información  y  establecer  interacciones  de  calidad  con el  entorno:  éstos  son los  Sistemas  Aumentativos  y  Alternativos  de  Comunicación.

Las  dificultades  en  la  comunicación  asociadas  comúnmente  a  las  parálisis  cerebrales  son:

  • Alteraciones de la intensidad y timbre de la voz. Frecuentes las disartrias:  trastorno  motor  del  habla  por  lesión  del  SNC  o  de  nervios  periféricos  que  abarca alteraciones  motrices  de  respiración,  fonación,  articulación,  resonancia  y  prosodia.
  • Trastornos  motores  en  el  área  oro-linguo-facial
  • Mímica  estereotipada  en  la  fonación.
  • Trastornos  de  la  voz:  extinción,  implosión  y  nasalización.
  • Trastornos  de  cadencia:  entrecortada  y  explosiva.
  • Pueden verse afectados por la hipertonía o espasticidad muscular algunos componentes no verbales de la comunicación (postura, comunicación gestual con las manos, expresiones faciales….), producción vocal por las dificultades de control de los músculos y órganos implicados en el habla. 
  • La respiración irregular y descoordinada, viéndose afectada por movimientos espasmódicos, que influye en la emisión de la voz, causando disfonías, bloqueos de la voz e interrupciones o retrasos al inicio de las vocalizaciones. 
  • Las dificultades motrices que producen limitaciones en el movimiento y experiencia sensomotriz lo que influye en el desarrollo de las funciones cognitivas y en la adquisición y desarrollo del lenguaje
  • Dificultades para interpretar los mensajes y elaborar respuestas apropiadas si existe discapacidad intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario