Ir al contenido principal

Comunicación en la Asistencia Física Máxima en el domicilio

Antonia, 81 años, recibe atención integral de un Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) especializado en demencias. Diagnóstico principal de demencia tipo Alzheimer en fase muy avanzada, incapacidad para realizar las AVD, incontinencia urinaria y fecal, rigidez muscular. Forma parte del programa de pacientes inmovilizados, pasando la mayor parte del tiempo encamado. 

Ana es una profesionales de atención sociosanitaria  en domicilio que trabaja para el SAD.  Sabe que en estas fases muy avanzadas de la demencia de tipo Alzheimer el lenguaje y la comprensión están severamente afectados. En la formación que ha recibido, en las lecturas que ha realizado sobre el tema y sus años de experiencia, le ha permitido observar cómo se manifiesta la afasia global en este estadio avanzado de la demencia de tipo Alzheimer suele observarse: mutismo, repetición de palabras sin sentido, balbuceos, emisión de sonidos guturales, gruñidos, lloros, gritos, carcajadas y agitación motriz (se aferran a las sábanas o tratan de retirarlas, incorporarse, te agarran del brazo..)

Con ese conocimiento y esa experiencia, y buena actitud,  Ana  se dispone a entrar en la habitación de Antonia para realizar los cambios posturales y movilizaciones pautados. 

Ana toca delicadamente la puerta y entra en la habitación, cerrando la puerta tras de sí. Inmóvil en la cama, Antonia no abre los ojos.  Ana le nombra suavemente y le saluda amigablemente. Ana le sonríe y le toca con cariño un hombro, contándole amablemente que va a subir la cama y bajar las barandillas de seguridad,  prometiendo hacerlo con cuidado y despacio. 

Ana sabe que centrarse en la persona, es tener en cuenta de que con independencia de su estado cognitivo las personas con demencia de tipo Alzheimer son personas únicas y poseedoras de dignidad. Por tanto, Antonia debe ser tratado con consideración y respeto. 

Supone, independientemente de su estado de vigilia, expresar amablemente qué se le va a hacer y qué se le está haciendo sin infantilizar el trato. 

En ese momento entra la hija de Antonia para colaborar con Ana. Ambas saben que mientras se realizan las movilizaciones , el aseo o las transferencias no es respetuoso tener conversaciones paralelas con otras personas o hablar de Antonia como si ésta no estuviera. 

Antes de cada movilización, Ana le cuenta lo que va a hacer, cuida su entonación y le prodigan un contacto físico amigable que demuestra calma y tranquilidad y no prisas ni impaciencia.

En la última movilización, al colocar la almohada, de repente Antonia, abre los ojos. Frunciendo el ceño, empieza a gemir y a revolverse en la cama, tratando de incorporar la cabeza. 

Ana sabe que una buena práctica de comunicación exige reconocer cualquier intento de comunicación que las personas con demencia de tipo Alzheimer en estadios avanzados realicen. Los gritos, el llanto, los gemidos, balbuceos, palabras sin sentido que estas personas puedan emitir deben ser tratadas como expresión válida de algo. Ha aprendido que es importante no ignorar estas expresiones, ni reprimirlas, ni enfadarse o mostrar impaciencia o irritación ante ellas. 

Ane inmediatamente  interrumpe lo que están haciendo; su hija se mantiene a su lado buscando el contacto ocular con su madre, le sonríe y le transmite amabilidad y calma con frases y palabras en un tono bajo y con voz cariñosa: "todo va bien, tranquila, estoy a tu lado". Antonia le toca la cara y su hija aprieta suavemente el dorso de la mano de la usuaria manteniéndola un rato en la mejilla en silencio. 

Ana observa la escena en silencio mientras termina de arreglar la cama tras la última movilización, sabe que no tiene que competir con la hija de Antonia por las personas usuarias. Al minuto, Antonia retira su mano y suspirando cierra los ojos. La profesional de atención socionsanitaria se mantiene unos segundos acariciando la mano de Antonio, en silencio hasta que al minuto se duerme y empieza a roncar. 

Ambas se despiden amablemente de Antonia cerrando la puerta con cuidado. Y por el pasillo del domicilio comentan la escena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tableros de comunicación

Una vez que se ha decidido la conveniencia del uso de un sistema de comunicación con ayuda, será necesario valorar el soporte o producto de apoyo más adecuado. Los productos de apoyo para la comunicación y la información son recursos tecnológicos que sirven de soporte a los símbolos del sistema de comunicación elegido.  Existen una serie de dispositivos sencillos y económicos que se conocen comúnmente bajo el nombre detableros de comunicación. Utilizan papel impreso y fundas plásticas, flexibles o rígidas.  Los pictogramas se organizan en un espacio que se adapta en tamaño y tipo de material a las características visuales y motrices de la persona usuaria. Pueden ser soportes duros divididos en 3 paneles que permiten doblarlo.  La persona con discapacidad puede señalar con cualquier parte del cuerpo con la que consiga un movimiento voluntario. Si esto no es posible, el otro interlocutor deberá realizar un barrido manual por el tablero señalando casillas o símbolos para que la persona …

Intensidad, frecuencia, tipos de apoyos y grados de dependencia,

Los apoyos se clasifican en base a la intensidad de los apoyos que la persona en situación de dependencia necesita para poder desenvolverse con normalidad en su entorno. Ésta depende de distintas circunstancias en relación a las personas concretas, las situaciones y etapas de la vida. Los apoyos pueden variar en duración e intensidad.
Hay cuatro tipos de intensidad de los apoyos: Intermitente: los apoyos se proporcionan cuando se necesitan. Esto significa que no siempre son necesarios, o que sólo son necesarios durante periodos cortos que coinciden con las transiciones de la vida. Los apoyos intermitentes pueden ser de intensidad alta o baja.Limitado: esta intensidad de apoyo se caracteriza por su consistencia en el tiempo, por un tiempo limitado pero no intermitente. Puede exigir un coste inferior y menos personal que otros niveles más intensos de apoyo. Por ejemplo, podría ser un entreno en el trabajo por un periodo limitado.Extenso: se definen por la implicación continua y regular,…

Casos prácticos: desarrollo competencias sociales, papel del PASS

Las relaciones sociales y la integración son dos aspectos igual de importantes a la hora de mejorar la calidad de vida de las personas dependientes institucionalizadas. Por todo ello, es importante que el profesional de atención sociosanitaria (PASS) y de atención directa conozca la importancia de reconocer las características psicológicas y sociales de las personas con dependencia para lograr una atención integral, fomentando su red social y sus habilidades sociales a través del acompañamiento en actividades.
Como PASS en instituciones socisanitarias conoce muy bien la importancia de promover la integración social de las personas residentes o usuarias del servicio. Vemos como lo describen ellos mismos.
Jone. PASS en un centro residencial para personas con trastornos mentales graves: "Os voy a explicar la importancia que tiene el tema de las habilidades sociales en mi trabajo. Mi jornada laboral se desarrolla con personas que presentan problemas psicológicos y mentales y antes de…