PROCEDIMIENTOS Y ESTRATEGIAS DE MODIFICACIÓN DE LA CONDUCTA

Técnicas de modificación de la conducta
Las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (ABVD, AIVD) hacen referencia a las habilidades de cuidado personal y relación con el entorno más próximo. Son de gran importancia para la autonomía y bienestar de las personas (autoconfianza y autoestima).
En las instituciones unas veces nos encontraremos con personas con unos comportamientos que tendremos que cambiar, otras veces será necesario implantar una conducta (que debería darse y no se da) y en otras ocasiones, el objetivo será eliminar comportamientos negativos.
Además de nuestra experiencia personal, hay unas técnicas de Psicología que nos pueden ayudar en nuestro quehacer diario. Son las técnicas de modificación de conducta.
Las técnicas de modificación de conducta se basan en el principio de que el comportamiento es aprendido. El aprendizaje es fruto de la relación de la persona con el medio y del esfuerzo de los tutores-as.
Situación
Al hablar de situación, o antecedentes de la conducta, se hace referencia a todo lo que pasa antes de que se produzca la conducta, como al lugar, a las personas que hay y lo que están haciendo, el momento del día, etc.
Consecuencia
Cuando se habla de consecuencia, se hace referencia a lo que suceda cuando la persona realiza la conducta, por ejemplo, cómo responden los demás. En función de las consecuencias, una conducta puede aumentar o disminuir su frecuencia.
Todo lo que hace aumentar la frecuencia de una conducta se llama refuerzo.


Las técnicas de modificación de conducta son un conjunto de estrategias y procedimientos que eliminan los comportamientos inadecuados. Enseñan y refuerzan las conductas adaptadas relacionadas con la adquisición de hábitos de autonomía persona.
Estos procedimientos y estrategias se dirigirán a mantener o perfeccionar un comportamiento que ya existe en el repertorio conductual de la persona, fomentar la adquisición de conductas nuevas y eliminar aquellas inadecuadas.
Las técnicas de modificación de conducta se basan en la relación que existe entre la realización de una conducta y las consecuencias que obtenemos de ella. Si las consecuencias son positivas y agradables, se tenderá a repetir la conducta, mientras que si son negativas o desagradables, se irá eliminado. En función de los objetivos que se pretenden conseguir, estás técnicas se clasifican en los siguientes grupos:
Objetivos:
Mantener, incrementar o perfeccionar conductas:
  • Refuerzo positivo.
  • Refuerzo negativo.
Adquirir una conducta:
  • Refuerzo positivo.
  • Refuerzo negativo.
  • Modelado.
  • Moldeado.
  • Encadenamiento.
  • Instigación.
Reducir o eliminar una conducta:
  • Extinción.
  • Castigo negativo.
  • Refuerzo de conductas incompatibles.
  • Aislamiento.
  • Saciedad.
  • Sobrecorrección.

Otros sistemas: 

  • Economía de fichas
  • Contrato de conducta

Comentarios